Artículos
 
Contextos del ataque a Siria
4 de septiembre de 2013
Si bien los gobiernos de los Estados Unidos y Francia aseguran que hay evidencia abundante de que las armas químicas fueron utilizadas por el gobierno sirio, por su parte Vladimir Putin asegura que no existen tales pruebas. Mientras tanto el ejército sirio se alista ante una posible acción militar trasladando su equipo militar a zonas de civiles con escuelas y mezquitas. Por su parte algunos analistas han hecho notar que Obama se prepara para una acción más amplia de la que generalmente se espera y con el apoyo político que le darían tanto demócratas como republicanos en el Congreso de los Estados Unidos.
Oscar Alvarez Araya
 

Costa Rica en su condición de país democrático, desarmado y neutral en asuntos militares no debería involucrarse en una eventual acción militar extranjera en Siria, menos si la misma se realiza al margen del derecho internacional y de la legitimidad de las Naciones Unidas, pero sí es su deber moral elevar su perfil diplomático internacional promoviendo condenas a los ataques con armas químicas contra la población civil, al uso de la violencia y a las violaciones de los derechos humanos perpetradas en ambas partes del conflicto. Asimismo debería alzar la voz promoviendo una solución política y negociada en el país que ha sido llamado el "corazón del Medio Oriente".

El actual conflicto militar en Siria se inició el 26 de enero de 2011 con una serie de protestas contra el gobierno bajo la influencia de la Primavera Árabe que había estallado en Túnez, Egipto, Libia y otros países árabes. Muy pronto las manifestaciones en las calles derivaron en levantamientos armados contra el régimen del Partido Baath Árabe Socialista encabezado por el Presidente de la República y dictador Bashar Al-Asad.

El Partido Baath con sede en Damasco fue fundado en 1947 como colectividad nacionalista, árabe, laica y radical socialista, aunque no marxista. Como dato interesante el ex dictador Sadam Hussein era el líder del Partido Baath en Irak.

En Siria dicho partido llegó al poder en 1963 y desde 1970 hasta el año 2000 fue liderado por el ex Presidente y hombre fuerte de Siria Hafez Al-Asad, padre del actual mandatario. Al morir el padre asume el poder el hijo que es ascendido a General del Estado, Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, candidato único, líder del Partido Baath y posteriormente Presidente de la República por medio de un referendum con un sólo partido y candidato. Entre el padre y el hijo llevan en el poder 43 años.

Los rebeldes por otro lado, conforman la Coalición Nacional Siria, constituida por muy diversos grupos políticos y militares, desde el Ejército Libre Sirio que tiene como objetivo la libertad y la dignidad del pueblo sirio, sectores que favorecen un sistema democrático hasta grupos islámicos fundamentalistas, rebeldes kurdos y el mismo Al Qaeda.

Curiosamente Hezbolá, el Partido de Dios, con sede en Líbano y con tendencia chiita fundamentalista, recibe armas, capacitación y apoyo financiero del gobierno de Irán, al igual que sus patrocinadores, está apoyando al régimen de Siria en vez de a los rebeldes.

En la comunidad internacional son aliados indiscutibles del gobierno sirio, la Federación Rusa, la República Popular China, Irán, Irak, Bielorrusia, Argelia, Nigeria, Zimbabwe, Corea del Norte y Cuba. También Venezuela, Ecuador y la Nicaragua de Daniel Ortega están en un grupo de amigos del gobierno de Siria.

Por el contrario el grupo de aliados de los rebeldes incluye entre otros a la OTAN, la Unión Europea, la Liga Árabe, Estados Unidos de América, Australia, Canadá, Corea del Sur, Filipinas, Tailandia, Turquía, Israel, Japón, Nueva Zelanda, Malasia y  Colombia, Chile, Guatemala y México (por América Latina). Curiosamente en Wikipedia hay también un grupo de amigos del pueblo sirio en el que aparece Costa Rica en la lista, lo cual puede generar la pregunta de si San José está participando en la confrontación en el bando de los opositores.

Turquía, Arabia Saudita y estados monárquicos del Golfo Pérsico, especialmente Qatar, han estado patrocinando a los rebeldes. Al Jazeera, el canal internacional con sede en Doha ha cumplido un papel de aliento y apoyo a los opositores del gobierno sirio. Hasta el momento la guerra civil en Siria ha dejado como saldo 200,000 muertos y unos 7 millones de refugiados. Las Naciones Unidas han realizado sobre el terreno investigaciones sobre el uso de las armas químicas y anuncian los resultados de las mismas para dentro de unas semanas. Por su parte La Liga Árabe suspendió a Siria de sus filas debido a los niveles de violencia observada en el conflicto.

La más reciente fase del conflicto estalla el 21 de agosto, cuando según fuentes de inteligencia estadounidense y francesa, el ejército y gobierno sirio del Presidente Bashar Al Asad  realizó un ataque con armas químicas que dejó 1429 muertos, entre ellos al menos 426 niños. John Kerry, Secretario de Estado condena el ataque y lo considera una "obscenidad moral"". Y como el Presidente Barak Obama había dicho hace un año que si ese régimen utilizaba armas químicas contra la población civil cruzaría una línea roja, que haría necesaria una respuesta militar de los Estados Unidos, pues ahora se ve obligado a implementar algún tipo de acción militar para ser fiel a sus palabras. Actualmente, con las elecciones parlamentarias en los Estados Unidos para noviembre del 2014, si el gobierno de Obama no actúa o lo hace muy débilmente, podría pagar un costo político y perder ventaja electoral frente a los republicanos.

Si bien la sombra de otro Irak se cierne ahora sobre Siria, Obama ha dicho que la acción militar que propone no incluye utilizar fuerzas terrestres y sí una operación quirúrgica limitada y breve que no empantane a los Estados Unidos en un conflicto prolongado.

El otro tema crucial fue la respuesta del Parlamento Británico, claramente opuesta a involucrar al Reino Unido en otra guerra en el Medio Oriente sin la legitimidad de las Naciones Unidas. Es decir, que tal y como afirman algunos analistas, la guerra en Siria rompió la armonía entre Washington y Londres. Alemania tampoco participaría, menos ahora que está a días de sus elecciones parlamentarias. Y la Francia del Presidente socialista Francois Hollande aparece como posible aliado en la operación militar, si bien en una reciente encuesta el 64% de los franceses no apoyan la participación de su país en una operación militar en Siria. Turquía y Australia sí acompañarían a los Estados Unidos. Por su parte el Presidente Obama ha dicho que se debe actuar militarmente en Siria pero espera la autorización del Congreso para hacerlo. Allí John Mc Cain y otros líderes republicanos se han convertido en su principal apoyo.

En el otro lado de la barricada los grandes aliados del gobierno sirio que se oponen totalmente al ataque militar son Irán, China y Rusia, estos dos últimos con asientos y poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU. El mismo Presidente Bashar Al Asad ha dicho que "Los países que están detrás nuestro en la arena internacional son Rusia y China y a nivel regional Irán".

Es interesante el tema de los intereses de Rusia en Siria, en vista de que Moscú es el principal exportador de armas a Damasco y un fuerte inversionista en infraestructura, energía y turismo en el país, además de que la base naval rusa de Tartus se encuentra en la costa siria del Mediterráneo. El Presidente Putin ha dicho además que un derrocamiento del gobierno de Al Asad podría alimentar la insurgencia fundamentalista islámica en la periferia de Rusia y hasta desembocar en un gobierno con presencia de Al Qaeda y otros grupos islámicos ultra radicales en Damasco. Luego, según esta lógica realista no convendría destronar al actual régimen sirio unipartidista y autoritario porque vendría uno aún más criminal y peligroso para la paz regional y mundial. Ante tal dilema, Obama ha dicho que su operación no tiene como objetivo el derrocamiento del régimen, solamente su castigo para disuadirle de futuros ataques con armas químicas.

Si bien los gobiernos de los Estados Unidos y Francia aseguran que hay evidencia abundante de que las armas químicas fueron utilizadas por el gobierno sirio, por su parte Vladimir Putin asegura que no existen tales pruebas. Mientras tanto el ejército sirio se alista ante una posible acción militar trasladando su equipo militar a zonas de civiles con escuelas y mezquitas. Por su parte algunos analistas han hecho notar que Obama se prepara para una acción más amplia de la que generalmente se espera y con el apoyo político que le darían tanto demócratas como republicanos en  el Congreso de los Estados Unidos.

De todos modos lo que empezó como Primavera Árabe de la apertura democrática en Damasco ha terminado como cruenta guerra civil que ahora tiende a internacionalizarse con el inminente ataque de los Estados Unidos y sus aliados contra Siria.

Óscar Álvarez Araya es Politólogo y Ex Embajador de Costa Rica.