Comunicados
 
Con el apoyo de varias personalidades CADAL postuló al activista cubano Dagoberto Valdés para el Premio Tulipán de los Derechos Humanos 2012
18 de junio de 2012
La nominación cuenta con la recomendación y el apoyo de varias personalidades de Europa, como el ex presidente de Polonia y activista de Solidaridad, Lech Walesa; el Ministro de Relaciones Exteriores de República Checa, Karel Schwarzenberg; el Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno de España, Jorge Moragas; el Obispo de Praga, Václav Malý; y el diplomático sueco, Ingemar Cederberg.
 

Mediante una comunicación oficial a la secretaría del Premio Tulipán de los Derechos Humanos, a cargo de Chris Collier, CADAL hizo expresa por correo electrónico su nominación a Dagoberto Valdés, Director del Grupo Convivencia (www.convivenciacuba.es) de Pinar del Río, Cuba.

La nominación cuenta con la recomendación y el apoyo de varias personalidades de Europa, como el ex presidente de Polonia y activista de Solidaridad, Lech Walesa; el Ministro de Relaciones Exteriores de República Checa, Karel Schwarzenberg; el Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno de España, Jorge Moragas; el Obispo de Praga, Václav Malý; y el diplomático sueco, Ingemar Cederberg.

El Tulipán de los Derechos Humanos es el premio que concede el gobierno holandés a la defensa de los derechos humanos. El premio busca homenajear a quien diariamente trabaja en la protección y difusión de los derechos humanos de sus conciudadanos por medios pacíficos. Según la información oficial del Tulipán de los Derechos Humanos (http://www.humanrightstulip.org) "los candidatos serán personas que han demostrado un coraje excepcional y que se enfrentan o corren el riesgo de enfrentarse a consecuencias negativas por causa de sus actividades de defensa de los derechos humanos".

A consideración del ex presidente polaco Lech Walesa: "Dagoberto Valdés ha sido uno de los ejemplos más importantes de activismo de derechos humanos y compromiso cívico en Cuba. A pesar de los muchos intentos del gobierno de impedir su actividad, Dagoberto Valdés nunca abandonó su trabajo y junto a sus colaboradores continuó su misión de 'reconstruir y fortalecer la sociedad civil en Cuba'". El co-fundador de Solidaridad, el movimiento de oposición sindical al régimen comunista polaco, agregó que el espacio creado por Dagoberto Valdes, Convivencia "reúne regularmente a individuos para discusiones abiertas, cursos educativos y seminarios sobre derechos humanos, derecho internacional, derechos civiles, independencia, autoayuda y democracia. Enseña que el trabajo en una existencia solidaria y pacífica puede generar beneficios para toda la sociedad".

Walesa agregó que: "Más allá de la represión y de las severas dificultades que enfrenta diariamente, Dagoberto Valdés es el ejemplo y una piedra fundamental para aquellos que añoran la libertad pero temen expresar sus opiniones".

Por su parte, el vice Primer Ministro y Canciller de República Checa, Karel Schwarzenberg destacó: "estoy convencido que Dagoberto Valdés reúne los criterios para este premio. Tal como pude atestiguar en persona hace algunos años, en su Centro Educativo en Pinar del Río, Dagoberto Valdés organiza cursos y seminarios excepcionales sobre diferentes cuestiones con un enfoque específico en los derechos civiles y sociales del pueblo cubano".

A su vez, en su apoyo a esta nominación, Jorge Moragas, Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno de España, aseguró que "anteriormente como director de la revista católica Vitral y en la actualidad como fundador y líder de la iniciativa Convivencia, Dagoberto ha realizado un trabajo vital en la construcción cívica y democrática en un país que sufre la dictadura más prolongada que se haya conocido en América Latina".

También el obispo de Praga, Mons. Václav Malý recomendó a Dagoberto Valdés para el Premio Tulipán de los Derechos Humanos 2012 por considerarlo "un hombre valiente y merecedor de mérito por promover la cultura de alta calidad, enriqueciendo los horizontes de sus lectores. Más allá de las limitaciones impuestas por el poder estatal no pierde su entusiasmo y coraje". Malý destacó estar orgulloso de haber conocido a Dagoberto Valdés en persona ya que "su humilde fe, su amor por la verdad y su defensa de los derechos humanos dejaron en mí una marca indeleble".

Ingemar Cederberg, quien se desempeñó como Ministro Consejero y Jefe de Misión Adjunto en la Embajada de Suecia de La Habana entre 2005 y septiembre de 2010 también expresó su apoyo a esta nominación, ya que "de las personas que conocí durante mis 5 años de servicio diplomático en Cuba, Dagoberto Valdés me pareció el personaje con más claridad en su lucha para una sociedad democrática con respeto a los derechos humanos. Con el gran sentido de humor que le caracteriza logra sobrevivir los contratiempos con un espíritu de lucha y una gran capacidad humana".

El premio se entrega todos los años desde 2008. Sus galardonados han sido: Ni Yulan de China (2011); Bertha Oliva de Honduras (2010); Shadi Sadr de Irán (2009); y Justine Masika Bihamba del Congo (2008).